Un hidrolato es el agua floral resultante del proceso de destilación por vapor del aceite esencial de una planta.

Para obtener el hidrolato se utiliza un destilador, haciendo pasar el vapor de agua a través de la planta y así liberando las moléculas, arrastra sus principios activos.

A continuación, se enfría este vapor de agua al pasar por el serpentín, y se obtiene por una parte el aceite esencial y por otra parte, el hidrolato. Es decir salen dos productos al mismo tiempo.

El hidrolato es oloroso y lleva una determinada cantidad de moléculas aromáticas, procedentes de las plantas (menos del 5% de los componentes hidrosolubles). Tiene aplicaciones notables en estética y cosmética. Las propiedades de los hidrolatos son semejantes a la de los aceites esenciales pero en menor potencia.